Fundamentos

Variables – Conceptos básicos

Básicos Fundamentos

Iniciamos los artículos de Programación Básica con la introducción de, probablemente, el concepto que más usamos en cualquier lenguaje de programación de alto nivel y que usamos casi sin darnos cuenta. Este concepto no es otro que las variables. Ellas son los contenedores básicos de la información que queremos procesar o almacenar en cualquier momento durante la ejecución de un programa.

¿Qué es una variable?

Como hablamos en el artículo de bienvenida, queremos explicar los conceptos de programación de una forma simplista. Para ello pretendemos utilizar un lenguaje más habitual que técnico y hacerlo accesible para los recién llegados.

Una variable sería, simplemente, una “mochila” en la que vamos guardando lo que necesitamos en cada momento para tenerlo listo cuando sea necesario usarlo. Además, el concepto de variable también tiene otras ventajas que veremos más adelante.

Un ejemplo básico

Pongamos como ejemplo que queremos guardarnos un sencillo valor matemático. Este valor es, por ejemplo, el número 2 y queremos, en un determinado momento, que sea multiplicado por 100. Lo más habitual que haríamos todos de forma instintiva sería lo siguiente, escrito en pseudocódigo:

2 x 100

Lo que nos daría como resultado un valor de 200, que es el valor que queríamos obtener en dicha multiplicación. Pero pongamos el caso de que, en otro momento, necesitamos que ese mismo número que habíamos escogido, el 2, sea multiplicado esta vez por 50. Por tanto, podríamos escribir lo siguiente:

2 x 50

Pensemos ahora en un tercer caso donde necesitemos utilizar ese mismo número y luego en un cuarto caso, un quinto, un sexto, etc. Imaginemos que lo necesitamos en un total de 1000 sitios distintos por lo que, en cada momento, escribiríamos el número 2 y la operación correspondiente. Sin embargo, tiempo después nos encontramos con que ahora el número que necesitamos no es un 2, sino un 3, y tenemos que actualizar todas nuestras operaciones, las 1000, de una en una cambiando el número 2 por el 3. Una tarea sencilla, pero que nos va a consumir un tiempo muy extenso. Además, puede prestarse a errores si nos dejamos alguna de las operaciones por modificar.

Utilización de las variables

Ahí es donde entran las variables. Nuestra variable (nuestra “mochila”) almacenaría el número 2 y le asignaríamos un nombre, un alias, con el que referirnos a ella. De esta forma, podemos tener acceso a ella cada vez que tuviéramos que necesitarla. Así, las dos operaciones de arriba, y las restantes hasta llegar a las 1000 que habíamos escrito, tendrían una consulta a nuestra variable con el número 2 en lugar del propio número 2.

Posteriormente, al cambiar el número al 3 sólo tendríamos que modificarlo una vez en el momento en el que le asignamos el nombre. Cabe decir que vamos a utilizar el signo igual (=) como operador de asignación, es decir, que el signo igual en este caso indica que lo que hay a su derecha se le asignará a la variable de su izquierda. Tendríamos, por tanto, lo siguiente:

MI_NUMERO = 2

MI_NUMERO x 100
MI_NUMERO X 50

Y así con todo el resto de operaciones. En primer lugar, como podemos apreciar, hemos colocado la variable escrita con el espacio entre palabras en subrayado. Ésto se debe, únicamente, a las normas en cuanto a la escritura de las variables en los lenguajes de programación y que hemos respetado en este bloque pese a escribirlo en pseudocódigo. El nombre que le asignamos a cada variable no puede tener espacios en blanco entre sí, por lo que hemos respetado esta nomenclatura.

Nomenclatura de variables

Cada lenguaje de programación tiene una forma distinta en cuanto a la nomenclatura de las variables, aunque casi todos respetan unos mínimos básicos que son, principalmente, los siguientes:

  • prohibidos los espacios en blanco en el nombre de las variables
  • prohibido comenzar una variable con un número o carácter especial
  • prohibido utilizar como variable palabras reservadas (utilizadas por el lenguaje de programación para otras tareas)

A partir de ahí, cada lenguaje de programación establece algunas otras reglas; unos tienen pocas restricciones más, otros obligan a “declarar” (podríamos decir algo así como bautizar a una variable indicando su nombre y de qué tipo es), otros obligan a que las variables empiecen por algún carácter especial, como por ejemplo $ (por ejemplo en PHP), otros más necesitan que la variable sea indicada antes de su nombre con alguna palabra reservada como, por ejemplo, la palabra “var”, y algunas otras restricciones dependiendo del lenguaje de programación utilizado.

Como hemos listado anteriormente, hay una serie de nombres que están reservados por cada lenguaje y no se pueden utilizar como nombres de variables (salvo que tengan algún carácter especial como $). Se debe a que esos lenguajes utilizan esas palabras como instrucciones que veremos en siguientes artículos como, por ejemplo, las palabras reservadas if, else, while o for, entre muchas otras.

De igual forma, existen guías de nomenclatura generales y específicas de cada lenguaje de programación donde se dan una serie de indicaciones para ayudar a homogeneizar la nomenclatura de variables. Así, se suele utilizar un nombre en mayúsculas como MI_NUMERO para las constantes, en minúsculas como mi_numero o la llamada nomenclatura CamelCase donde tendríamos como nombre miNumero. Más adelante esperamos poder dedicar un artículo a las recomendaciones de nomenclatura de las variables. No son exigencias para realizar un programa pero sí es aconsejable echar un vistazo especialmente si vas a programar en grupo.

Reutilizando variables

En nuestro ejemplo anterior únicamente cogíamos un número y lo multiplicábamos por 100 o por 50. Podemos suponer que el resultado queremos que se muestre en pantalla, pero también que el resultado lo queremos para realizar otras operaciones más adelante. Por ello, vamos a completar el algoritmo haciendo que el resultado de multiplicar nuestra variable por 100 y el resultado de multiplicarlo por 50 se sumen entre ellos.

MI_NUMERO = 2

MULTIPLICACION_100 = MI_NUMERO x 100
MULTIPLICACION_50 = MI_NUMERO X 50

SUMA_TOTAL = MULTIPLICACION_100 + MULTIPLICACION_50

Como veis, a partir de MI_NUMERO nuestro programa empezaría por multiplicarlo por 100 y se guardaría el resultado en MULTIPLICACION_100. Luego multiplicaría MI_NUMERO por 50 guardándolo en la variable MULTIPLICACION_50 y, por último, guardaríamos en SUMA_TOTAL la suma de ambos resultados. En este caso SUMA_TOTAL tendría almacenado el valor 300. Si ahora tuviéramos que cambiar MI_NUMERO y pasara a ser un 3, únicamente cambiando la primera línea no habría que tocar nada más y nuestro programa guardaría en SUMA_TOTAL el valor 450.

Puede que el ejemplo haya sido muy simple, pero imaginad que tenéis un programa que calcule muchísimos precios de productos a la venta a los que hay que aplicarle un IVA de un 21%. Y, ahora, que el gobierno de turno incrementa el IVA al 22%. Si el IVA ha sido definido en nuestro programa como una variable, bastará con modificarla una vez para que todos los precios se recalculen. Sin embargo, si hemos ido calculando el 21% en cada precio, nos supondrá una gran tarea, a menudo con errores, el modificar todos los precios.

Podéis practicar los primeros usos con variables en este artículo.

Deja una respuesta